martes, 29 de abril de 2014

 
Los gobiernos mundiales y las organizaciones multigubernamentales están cada vez más alarmados por los impactos previsibles de la salud pública, fiscal y económica del envejecimiento de la población y en particular de la enfermedad de Alzheimer.
 
La OMS indicó que 36,5 millones de personas en el mundo viven con demencia. El número se duplicará para 2030 y triplicará en 2050. El impacto no sólo afecta al enfermo también a sus familias como una enfermedad costosa y que mantiene evidentes consecuencias a niveles social, económico y asistencial. El alto costo de la atención de estos enfermos en el hogar lleva a la economía familiar al umbral de la pobreza, acentuada con la larga crisis económica que estamos atravesando.
 
 
 
La costosa atención del enfermo de Alzheimer en el hogar compromete en la
mayoría de los casos el equilibrio de la economía familiar
 
 
La envergadura del problema actual, de las consecuencias económicas de la demencia requiere de una solución y unidad globales. El gasto en el cuidado de los enfermos supone un reto al que buscar una pronta solución. El compromiso social global debe adoptar un esfuerzo común para aportar mejores medios y garantías al cuidado de los esfuerzos y el soporte económico en las familias.
 
Las propiedades de la enfermedad de Alzheimer y su naturaleza de comorbilidad, complican sin duda esta condición y elevan los costos del tratamiento. Desde la óptica del cuidado en el hogar, la familia afronta los gastos del cuidado de larga duración (una década aproximadamente). El cuidado familiar repercute gravemente en la salud de sus miembros, los propios cuidadores que presentan síntomas de depresión y estrés en un cuidado no remunerado y generalmente dilatado en el tiempo.
 
 
 
La enfermedad de Alzheimer, la crisis sanitaria y social mas grave del siglo XXI
 
 
 
En realidad ¿Cuáles son los costos reales o inmediatos de la asistencia de un enfermo de Alzheimer? Siendo importante la consideración de que la persona que acoge el rol de cuidador principal abandona el mundo laboral retribuido para llevar a cabo el cuidado de su familiar dependiente. A esta carencia hay que añadir el costo de los medicamentos, servicios médicos, transporte, terapias y adaptaciones o ayudas técnicas.
 
 
 
 
Costos directos e indirectos de la atención informal del enfermo de Alzheimer. Fuente : Butman y otros. (2003). Impacto económico de la enfermedad de Alzheimer. Revista Neurológica Argentina., 28; 16-23.
 
Fuente de las imágenes: Prensalibre, Informativos RT.
 
 
 
 

1 comentario:

  1. Hablar del coste económico de la enfermedad de Alzheimer, un tipo de demencia que afecta a tantas personas mayores en España, plantea una cuestión interesante. Quien sufre en principio la enfermedad suele ser una persona anciana pero quien de verdad la padece es su entorno familiar. Si la persona mayor con demencia vive en su casa los costes imputables son unos ya que la familia asumirá sin cobrar una parte importante de la atención, trabajando horas sin fin y consumiéndose. Si la persona vive en una residencia geriátrica, el coste puede ser, dependiendo del lugar de España donde esté, entre 1.600 y 4.000 Euros.

    ResponderEliminar

  • RSS
  • Delicious
  • Digg
  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Youtube